centroruthfrias.com | Hablemos del sueño
Centro Terapéutico Ruth Frías es un espacio de salud con una misión clara, encontrar el bienestar de sus pacientes a partir de terapias. Nacemos con una visión global y holística del cuidado de las personas. Ofrecemos varias terapias: medicina tradicional china, acupuntura, psicología, psicología junguiana, terapia de parejas, terapia para niños a partir de la técnica sandplay, nutrición y dietética, psiconeuroimmunología, osteopatía, fisioterapia, coaching, kinesiología, tratamiento de perdida de peso, de adicciones, para dejar de fumar, además ofrecemos servicios de entrenador personal para nuestros pacientes. Contamos con una plantilla de reconocidos especialistas, con Ruth Frías al frente del equipo.
centro terapéutico, Ruth Frías, centro de salud, terapias, equilibrio, medicina tradicional china, acupuntura, psicología, psicología junguiana, terapia parejas, pareja, sandplay, terapia con niños, psicología niños, psiconeuroimmunología, osteopatía, huesos, columna, fisioterapia, muscular, postura, nutrición, dieta, plan dietético, perdida de peso, balance, cuerpo, mente, holístico, coaching, coach, entrenador personal, salud, deporte, kinesiología, especialistas, bienestar, zen, paciente, barcelona, rambla cataluña,
16742
post-template-default,single,single-post,postid-16742,single-format-standard,qode-social-login-1.0.1,ajax_fade,page_not_loaded,boxed,,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-theme-ver-16.8,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,wpb-js-composer js-comp-ver-6.2.0,vc_responsive

Hablemos del sueño

Hablemos del sueño

Tal y como comentamos en el vídeo de nuestro canal, las fases del sueño son 5 y se manifiestan en ciclos de entre 90 y 110 minutos, repitiéndose entre 5 y 8 veces por noche en función de la edad. La categoría de ciclo circadiano sueño-vigilia se la gana por cumplir el estándar de las 24 horas, en caso contrario entramos en los padecidos trastornos del sueño.

Los niños y adolescentes experimentan más ciclos por la necesidad de descanso, regeneración celular y segregación de hormonas que les produce el crecimiento. Así pues vemos como pueden dormir entre 11 y 13 horas por cada ciclo circadiano, frente a las 7-8 horas de media que una persona adulta necesita para experimentar un sueño reparador.

Lo contrario a un sueño sano es la hipersomnia o somnolencia diurna, llegando a la narcolepsia, apneas del sueño, dificultad para conciliar el sueño, despertares nocturnos con dificultad para volver a conciliar el sueño, parasomnias o conductas anormales como los terrores nocturnos, el sonambulismo o las pesadillas. Las alteraciones del ritmo sueño-vigilia como por ejemplo las que produce el jet lag, o propias por no prestar atención a unos horarios sanos también forman parte de un sueño no sano. Tenemos que tener presente que la Luna tiene la energía del descanso y el sol la de la actividad, ir en contra de este mecanismo natural solo nos va a traer consecuencias negativas. 

Las persona que trabajan de noche deben reforzar aún más su salud en general por la afectación automática que van a sufrir por estos ritmos “antinaturales”.

La coherencia nos pondrá delante de las cosas más simples y asequibles para tener una buena higiene del sueño, donde como para casi todo sirve una alimentación adecuada. Lo mejor será evitar, sobre todo, cenas copiosas cargadas de azúcar, picantes o grasas. Hacer ejercicio físico equivalente al estado de cada persona, no consumir excitantes como el café, el té y/o refrescos que los contengan, ni chocolate por lo menos 6 horas antes de acostarnos también harán de su parte.

Organizar nuestros horarios e irnos a dormir entre las 22 y las 23h sería lo ideal. Si nos cuesta, le iremos ganando la batalla al reloj día a día, avanzando un hora cada noche durante una semana, esto hará que nos acostumbremos poco a poco a los nuevos horarios y que lo mantengamos.

Procurar que la habitación sea un lugar acogedor, no de trabajo ni de experiencias que podamos asociar a negativas, como por ejemplo las parejas que discuten en la habitación, no, mal vamos así. Espacio lo más diáfano posible, limpio y ventilado, ropa cómoda para el descanso y sábanas agradables. No puede faltar un buen colchón y almohada. Prestar atención a las siestas, nada que sobrepasa los 45 minutos es favorable, ya que entramos en sueño profundo y nos levantamos desorientados, con posible dolor de cabeza y el inevitable mal humor.

¿Que puede hacer la Medicina Tradicional por nuestro sueño?

Pues mucho, dado que ofrece tratamiento sea del origen que sea. Regulará la energía de nuestros meridianos ayudándonos a ser conscientes y capaces de los cambios que tenemos que realizar en nuestra higiene del sueño, así como reducir nerviosismo, tratar ansiedad, rumiación, posibles dolores que se padezcan y/o alteraciones digestivas.

Si la calidad de nuestro sueño está directamente relacionada con nuestra capacidad para pensar, creatividad, motivación y estado de ánimo en general, no nos queda otra que aplicarnos el cuento y hacer lo que tod@s debemos hacer, ¡responsabilizarnos del cambio en nuestras vidas para mejor!

Aquí os dejo dos links por si queréis estar al día sobre el sueño 😉 Uno de la Sociedad Española del Sueño y otro de la World Sleep Society.

Fdo. Ruth Frías, psicóloga y especialista en Medicina Tradicional China

Sin comentarios

Publica un comentario

WhatsApp Pide cita por Whatsapp